Artes de pesca

La mayoría de los bueyes de mar irlandeses se capturan con nasas con cebo dentro.

Main Image

Las embarcaciones irlandesas cumplen estrictas normas de calidad, consistencia y trazabilidad y muchas participan en unos Sistemas de Gestión Medioambiental Marina (SEMS, por sus siglas en inglés) voluntarios para garantizar la futura viabilidad de este recurso tan preciado.

Los bueyes de mar irlandeses se suelen pescar con nasas con cebo y abertura lateral.

Las nasas se insertan una por una en cadenas de hasta cien y se echan al mar con ancla y boya a cada extremo, respectivamente. Este método de pesca tiene muy poca repercusión en el medio ambiente y es un método de pesca selectiva, por tanto, reduce al mínimo el riesgo de que penetren accidentalmente otras especies.

Los barcos-vivero irlandeses y otras embarcaciones de entre 10 y 14 metros de eslora pescan cerca del 90% del desembarque de bueyes de mar irlandeses. Un elevado número de embarcaciones de menores dimensiones también pescan bueyes de mar irlandeses cerca de la costa, además de langostas, en los mismos hábitats.

Los barcos-vivero irlandeses, de entre 12 y 25 metros de eslora, conservan los bueyes de mar vivos a bordo metiéndolos en tanques bañados con agua de mar. Al desembarcarlos en el puerto, meten su cargamento en camiones-vivero, que cuentan con sofisticados sistemas de refrigeración con agua de mar y control de la temperatura, gracias a los cuales se puede mantener al buey de mar vivo hasta llegar a su destino final, que suele ser Francia o España.

El buey de mar irlandés tiene un ciclo de pesca anual, llegando a su punto álgido a finales de verano y principios de otoño, cuando la pesca se destina principalmente a plantas de elaboración de alimentos derivados, ubicadas a lo largo del litoral, aunque también hay un punto álgido de pesca en diciembre, de cara al mercado navideño.